Fish and Wildlife Foundation of Florida
Saltar al contenido
Diver taking notes near coral reef
Crédito de la foto: Bekah Nelson

Restaurando nuestros arrecifes

Los arrecifes de coral son fundamentales para la salud y la diversidad de nuestros océanos. Aunque los arrecifes de coral representan solo el uno por ciento de los hábitats oceánicos, sirven como hogar, protección y zona de desove para una cuarta parte de toda la vida marina.

Los arrecifes regulan los niveles de dióxido de carbono en el agua y evitan la erosión de la costa al mitigar los efectos de las corrientes y huracanes en alta mar. Florida posee el tercer sistema de arrecifes más grande del mundo. La interrupción de la biodiversidad del arrecife puede desencadenar la pérdida del arrecife en su conjunto. Esto es particularmente cierto en los Cayos de Florida. El "blanqueamiento de los corales", provocado por las altas temperaturas del agua, ha causado daños importantes en los arrecifes en Florida. Cuando el agua está demasiado caliente, los corales expulsan las algas (zooxantelas) viviendo en sus tejidos, haciendo que el coral se vuelva completamente blanco. Los corales están bajo un estrés considerable y están sujetos a una alta mortalidad si los eventos de blanqueamiento ocurren con demasiada frecuencia u otras amenazas importantes están presentes. Desafortunadamente para los arrecifes de Florida, existen otras amenazas.

Los altos niveles de salinidad en la Bahía de Florida, causados por la disminución del flujo de agua dulce a los Everglades, amenazan a muchas de las especies de coral que comprenden el sistema de arrecifes de los Cayos de Florida. La contaminación del agua, la sedimentación y la navegación y el buceo descuidados que dañan físicamente los arrecifes pueden ser localmente problemáticos. Los arrecifes también pueden ser dañados o destruidos por los huracanes.

La liberación intencional o accidental de dos especies de pez león (género Pterois) en las aguas locales durante los últimos 30 años está causando más daños a los arrecifes y las pesquerías de Florida. Ahora existen grandes poblaciones de pez león en el Caribe, el Atlántico occidental y el Golfo de México. Nativo del Océano Índico y el Pacífico, el pez león no tiene depredadores locales significativos conocidos. Con su formidable tejido espinal venenoso, las tendencias de emboscada de sentarse y esperar y la capacidad de consumir presas más de la mitad de su longitud, el pez león es el depredador intimidante para peces e invertebrados más pequeños, muchos de los cuales son importantes para mantener los arrecifes limpios. de algas

Los corales, cuando están estresados, también se vuelven susceptibles a la enfermedad. Una enfermedad de coral previamente desconocida apareció en los Cayos superiores en 2014 y desde entonces se ha extendido al sur, apareciendo en los Cayos inferiores por primera vez en abril de 2018, más malas noticias para un arrecife que ha perdido la mitad de su coral en los últimos dos siglos.

Nuestra Fundación está comprometida con la restauración a largo plazo de los arrecifes de Florida. Trabajamos con FWC, la Fundación Nacional de Pesca y Vida Silvestre, NOAA y otros para combatir la enfermedad de los corales, establecer un monitoreo a largo plazo de los esfuerzos de restauración de arrecifes e identificar estrategias innovadoras que reducirán sustancialmente el número de peces león en las aguas de Florida, el Golfo de México, y el caribe.

And for the past year, our foundation, FWC, Disney, SeaWorld, and the Association of Zoos and Aquariums have quietly been holding the largest amount of rescued corals in a non-descript Orlando warehouse called the Florida Coral Rescue Center thanks to a generous starter kit from World Wide Corals. The center is the largest facility of its kind in the U.S. and will play a significant role in the future of the coral reefs; scientists are already seeing corals reproducing!

Rescuing corals ahead of the disease progression was an attempt to keep corals from getting sick and safeguard their genetic material to repopulate the reef. Many of the coral species had never been managed in human care before and little was known about their needs. But over the last year, as part of a larger national collaborative effort, coral aquarists have advanced coral science, developed new coral care techniques, and ensured optimum coral welfare. In some cases, they are observing behaviors that researchers and field biologists have never observed before.

Hacer clic aquí para apoyar nuestro trabajo con una donación.

 

Volver arriba
ES